Google ya traduce conversaciones a tiempo real

A pesar de que la compañía de Mountain View no cobra para usarlo, ni tiene previsto hacerlo, el servicio de traducción automática cuenta con más de 500 millones de usuarios activos cada mes y realiza diariamente más de 1.000 millones de traducciones. Espectacular no?

Con el tiempo, Google ha ido añadiendo nuevas funcionalidades al sistema, además de nuevas parejas de idiomas. De todos modos, las novedades de la competencia, como por ejemplo Skype Translator, que permite traducir vídeo-conferencias en tiempo real, han obligado a Google a esforzarse para no quedar atrasados. La nueva actualización de la app de Google Translate ofrece a sus usuarios dos funcionalidades realmente interesantes que vuelven a colocar al servicio del buscador a primera línea en cuanto a innovación.

Traducción de voz en tiempo real

Imagináis dos personas que no hablan el mismo idioma compartiendo la misma mesa. Ponen un móvil entre las dos y uno de ellos dice una frase. El móvil el boy escout, la traduce y la “habla” en el idioma del interlocutor. Y del mismo modo en los dos sentidos. Bastante interesante no? Pues esto es exactamente el se puede hacer con la nueva funcionalidad de Google Translate entre los 36 idiomas de que dispone la herramienta. La aplicación reconocerá automáticamente los dos idiomas y cuando ya estén definidos, ya no habrá necesitar de volver a pulsar el micrófono. Estas prestaciones ya estaban disponibles para Android desde el 2013.

Traducción de imágenes

Si la traducción de voz os ha parecido espectacular, imaginaos ahora llegar en un restaurante y ver una carta en alemán o ruso. Enfocando la cámara del teléfono a la carta, de golpe veis como por arte de magia la imagen que veis a la pantalla del móvil está traducida. De momento, pero hay ciertas limitaciones. Las traducciones de imagen sólo se pueden hacer de inglés a francés, alemán, italiano, portugués, ruso y español y viceversa. Es decir, siempre partiendo o yendo hacia el inglés, por ahora es imposible traducir, por ejemplo, del ruso al italiano.

Las posibilidades que se abren con estas nuevas características son espectaculares, eliminando la gran mayoría de barreras por gente que está en el extranjero con problemas para comunicarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *