La revolución digital nos sitúa a las puertas de un cambio de era

Para dominar el medio que habita y superar adversidades, el ser humano ha creado herramientas que lo han hecho evolucionar. “Cada vez que la humanidad ha encontrado una tecnología que le ha permitido mejorar las capacidades de comunicarse o de producir, ha dado pie en un verdadero hito histórico que denominamos cambio de era”, apunta Genís Roca, especialista en estrategia digital y socio presidente de Roca Salvatella. “La digitalización, es la primera en toda la historia de la humanidad que modifica a la vez las dos cosas: está modificando el sistema productivo (maneras de trabajar y modelos de negocio) y, a la vez, las maneras de comunicarnos. Nunca habíamos modificado las dos cosas a la vez; por lo tanto, nos encontramos a las puertas de cambios productivos, económicos, culturales y sociales como nunca habríamos podido imaginar”, destaca.

Al alcance de tanta gente

Roca remarca que nunca como por ejemplo una tecnología disruptiva había sido al alcance de tanta gente. Esto permite una autonomía de creación y de implementación nunca vista. Al mismo tiempo, las nuevas tecnologías obligan a repensar los procesos de transferencia de información, de contenidos y de conocimiento.

Ejecución de procesos

El impacto de cualquier innovación en la sociedad se mide siguiendo la métrica del factor multiplicador, es decir, cuánto se tardaba en ejecutar un proceso antes y cuánto se tarda ahora con la innovación. Actualmente las tecnologías de la información y las comunicaciones superan cualquier otra innovación anterior, con factores multiplicadores que superan al millón”, asegura Simón Lee, coordinador del Grado de Videojuegos del TecnoCampus y fundador de Incubio, una incubadora de empresas relacionadas con el big data. Según Lee, este potencial es la clave del éxito de las infotecnologías y de la aparición de nuevas oportunidades de negocio que responden a necesidades reales de la población. “Las tecnologías de big data,un conjunto de técnicas para procesar grandes volúmenes de datos, que van desde unos cuántos terabytes (1.000 GB) hasta petabytes (1.000.000 GB) de información acumulada, permiten hacer cosas antes impensables, como ofrecer recomendaciones en tiempo real a millones de usuarios o identificar patrones de comportamiento”, explica Lee. El big data, un sector en expansión, ya se aplica a la predicción meteorológica, a la detección de partículas al CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear) y al análisis del ADN, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *